Cosmética artesanal: ¿Cómo hacer jabón de manera artesanal?

En la actualidad, la mayor parte de los jabones que usamos en nuestro cuidado diario contienen parabenos, siliconas y un alto contenido de sulfatos que, lejos de beneficiarnos, dañan las capas internas de nuestra dermis.

Para elaborar tu propio cosmetica-artesanal no hace falta ser un Walter White (referencias a los amantes de la serie Breaking Bad) de la cosmética. Los jabones naturales proporcionan una mayor hidratación y nutrición gracias a los aceites esenciales que contienen, así como el beneficio de sus vitaminas antioxidantes. Ya no hay motivo para no disfrutar de ellos, porque… ¿a quién no le gusta tener una piel suave y elástica?.

Con la intención de evitar estos ingredientes químicos, desde ISUL queremos aportar nuestro granito de arena enseñándoos a elaborar vuestros propios jabones artesanales a base de aceite de oliva. Y así, de paso, reutilizamos ese aceite de oliva que acumulamos en casa a la espera de ser trasladado a un contenedor. ¡Os prometemos que es facilísimo! ¿Comenzamos?

¿Qué necesitamos para hacer jabón casero?

- 1 litro de Agua
- 150 gramos de Sosa Cáustica
- 1 litro de Aceite de Oliva Virgen usado y filtrado
- Esencias de lavanda, azahar, naranja o cualquier otro aroma que os
agrade.
- Un par de guantes de goma (la piel no debe estar en contacto con la
Sosa)
- Un recipiente de plástico (o palangana). Nunca de metal, ya que la sosa
cáustica es corrosiva.
- Una cuchara de madera
- 12 moldes de silicona
- Una habitación con buena ventilación .

¿Cómo elaborar jabón casero? Paso a paso:

1. Calentar el agua y el aceite por separado.
2. Cuando el agua esté caliente, verterla en la palangana, ponerse los guantes y agregar la sosa cáustica. Siempre habrá que hacer este proceso en este orden, ¡nunca se debe echar la sosa primero!
3. Remover hasta que la sosa se disuelva en el agua. Es importante remover siempre hacia el mismo sentido para que no se corte. De la palangana emanarán unos gases que es preferible que dejemos salir por la ventana.

4. Una vez que la sosa esté disuelta en el agua, se va añadiendo el aceite de oliva poco a poco.
5. El siguiente paso es añadir los aceites esenciales que se deseen. Os recomendamos la esencia de limón para conseguir un aroma tan fresquito y cítrico… ¡como los productos de ISUL!
6. Seguir removiendo hasta que el compuesto cuaje y cambie la textura, lo que en tiempo se traduce a un intervalo de entre 40 y 60 minutos. ¡Esta actividad es realmente buena para relajarse y desconectar del estrés!
7. Cuando se presente una mezcla homogénea, verter el líquido en los moldes de silicona con cuidado y paciencia ¡y sin quitarse los guantes!
8. Dejar reposar durante 24/48 horas antes de desmoldar. Pasado el tiempo comprobar la dureza del jabón, desmoldar y guardar en un lugar fresco y seco durante un mes antes de su uso. Es importante aguardar durante este tiempo para que a la sosa le dé tiempo de perder sus propiedades tóxicas.
9. Pasados los treinta días saca tu jabón casero ecológico y ¡a disfrutar de todos sus beneficios!

El resultado será un jabón muy suave, cremoso y realmente eficaz. Además de ser un proceso barato ¡y ecológico!. Como veis, aunque se trata de una elaboración lenta, es bastante sencilla, pero sobre todo muy recomendable para practicar la sostenibilidad del planeta y evitar la contaminación de las aguas. ¡Elaborar tu propio jabón casero a base de aceite de oliva virgen solo tiene ventajas!